domingo, 9 de noviembre de 2008

Galletas para todos...

Las galletas de SOS Cuétara despiertan el hambre de PanricoLa firma de alimentación pone a la venta parte del grupo para financiar la compra de la italiana Bertolli La división galletera de SOS Cuétara, puesta a la venta en septiembre por el grupo para financiar parte de la compra del negocio de aceite Bertolli a Unilever, ha despertado el interés de las compañías del sector galletero, que la ven como "una oportunidad de mercado", entre ellas Panrico, han confirmado fuentes conocedoras de la operación.

En concreto, el grupo de alimentación, propietario de la marca de galletas Artiach -con una cuota de mercado del 12% y un volumen de ventas de 70 millones de euros en 2007-, estaría estudiando la oferta de la compañía presidida por Jesús Ignacio Salazar.

Según la fuente, Panrico tiene previsto potenciar su posición en el mercado, y según ha manifestado, en estos momentos una de las "oportunidades" del sector es la de SOS Cuétara, aunque ha subrayado que "no es la única". "La intención de Panrico, ya manifestada en su plan estratégico, es la de crecer en el sector, y una de las formas es a través de adquisiciones", ha añadido. SOS Cuétara no ha querido manifestarse al respecto, al considerar que cualquier información no oficial "es mera especulación", y ha recordado que de momento sobre la operación pesa una cláusula de confidencialidad que no permite revelar en nombre de las compañía interesadas.

La desinversión del negocio galletero de SOS se enmarca en la decisión estratégica adoptada por el grupo de centrarse en aquellas áreas de negocio que tengan presencia y potencial de desarrollo internacionales. SOS Cuétara inició en septiembre los trámites para la venta de su negocio de galletas con el fin de financiar parte de la compra a Unilever del negocio de aceite Bertolli, anunciada en julio, por 630 millones de euros.

EUROPA PRESS - Madrid - 06/11/2008 Una vez más una empresa extranjera decide adquirir una de las empresas españolas, porqué,.puede ser la calidad de sus productos o simplemente el deseo por conocer y experimentar con formas diferentes de producción y gestión. En cualquier caso lo realmente importante es, hacemos bien al vender nuestras empresas a los extranjeros perdiendo asi productos e ideas realmente nacionales, por qué no quedarnos con lo bueno y esforzarnos en mantenerlo.
Publicado por alejandra