jueves, 25 de diciembre de 2008

Deuda publica

Hacienda no exigirá declaración a los extranjeros que compren deuda española.

Plan de rescate a la banca de hasta 50.000 millones de euros. Plan de avales para estas entidades de hasta 100.000 millones más. Líneas de avales del ICO para construir viviendas protegidas por valor de otros 10.000 millones. Líneas ICO para pymes de otros 10.000 y un largo suma y sigue de compromisos financieros del Estado que ha disparado las necesidades de emisión de deuda de España y de atracción de inversores con liquidez.

En ese entorno, el Gobierno ha pensado que lo más conveniente es que se eliminen trabas a la comercialización de las letras, obligaciones o bonos. ¿Por qué? Pues porque el resto de economías de nuestro entorno se prepara igualmente para emitir volúmenes récord de deuda, lo que significa que se ha dado el banderazo de salida para lograr que inversores privados adquieran los títulos de deuda emitidos para poder pagar el presupuesto de los planes de rescate abordados para intentar combatir la crisis.

Y ahí es donde entra el cambio en cuestión que pretende aprobar el Gobierno y que ha sido pactado con CIU a través de una enmienda a la ley que suprime el Impuesto de Patrimonio y modifica «otras normas tributarias», ahora en tramitación en el Senado. La modificación supone literalmente eximir de la obligación de declarar a los no residentes en España por las rentas derivadas de la deuda pública y exentas ya del pago fiscal.

Por extensión, la medida afectará a la deuda privada (acciones preferentes y otros instrumentos de deuda) emitidas por bancos y otras grandes empresas en el caso de que los inversores no sean residentes en España. El cambio legal, de hecho, se complementa con otra enmienda, igualmente transaccional, que traslada el efecto a la regulación de la deuda privada (incluida en la Ley 13/1985)." (Expansión 8 de diciembre 2008)

Salta a la vista que estas medidas atraeran a compradores. Además de la excensión de declarar a los no residentes, lo cual evita que Hacienda tenga un control de los movimientos de estos,se le suma una reducción de trámites de control y papeleo que se convertían en costes en la comercialización, es decir trámites que disminuían el atractivo para los mercados.

Pero el problema es hasta cuando será esto? Encima ahora expaña tiene una calificación muy buena en las agencias de rating, pero esto lo mismo cambia de manera radical porque con el plan de ayudas del gobierno la deuda pública aumentara 2,7 puntos y superará el 41% del PIB, por lo cual estamos en desventaja con otros países del la Unión que también se lanzarán a la carrera de la venta de deuda publica.

Publicado por Alba