martes, 27 de enero de 2009

La cultura libre

En muchas ocasiones se confunde el termino libre con gratis. Es una aberración, primero una obra libre no tiene por que ser gratis y segundo una obra gratis puede no ser libre. Para aclarar estos conceptos se establcen una serie de libertades que debe contener una "obra libre":

- La libertad de usar y ejecutar la obra: Se debe permitir que el licenciatario haga todo tipo de uso, privado o público, de la obra. Para los tipos de trabajo en los que sea relevante, esta libertad debe incluir todos los usos derivados («derechos relacionados») como ejecutar o interpretar la obra. No debe haber excepciones que consideren, por ejemplo, cuestiones políticas o religiosas.

- La libertad de estudiar la obra y aplicar la información: Se debe permitir que el licenciatario examine la obra y utilice en cualquier manera el conocimiento obtenido de la obra. La licencia no puede, por ejemplo, restringir la «ingeniería inversa».

- La libertad de redistribuir copias: Las copias pueden venderse, intercambiarse o darse gratis, como parte una obra mayor, una colección, o de forma independiente. No debe haber límite a la cantidad de información que se puede copiar. Tampoco debe haber límites sobre quien puede copiar la información o donde puede copiarse.

- La libertad de distribuir obras derivadas: Con objeto de dar a todo el mundo la posibilidad de mejorar una obra, la licencia no debe limitar la libertad de distribuir una versión modificada (o, para obras físicas, una obra derivada de alguna manera del original), sin importar la intención y propósito de dichas modificaciones. Sin embargo, se pueden aplicar algunas restricciones para proteger estas libertades esenciales o el reconocimiento de los autores.

Restricciones admisibles:

No todas las restricciones sobre el uso o la distribución de obras impiden las libertades esenciales. En particular, los requisitos de reconocimiento, de colaboración simétrica (es decir, «copyleft»), y de protección de las libertades esenciales se consideran restricciones admisibles.Si los autores no hacen nada, sus obras están protegidas por las leyes sobre derechos de autor existentes, que limitan fuertemente lo que los demás pueden o no hacer. Los autores pueden hacer que sus obras sean libres escogiendo uno de los diversos documentos legales conocidos como licencias. Para un autor, poner su obra bajo una licencia libre no supone que pierda todos sus derechos, sino que concede a todo el mundo las libertades arriba mencionadas.
Es importante que toda obra que se diga libre otorgue, en la práctica y sin ningún riesgo, las mencionadas libertades.

Publicado por Héctor García