jueves, 29 de enero de 2009

Los niños de Rusia

En junio del 37 parte de la cornisa cantábrica había quedado aislada del resto de la zona republicana. Tras el bombardeo de Gernika miles de padres creyeron que lo mejor para sus hijos era evacuarlos, temporalmente, del país. Fueron despedidos con gritos de ¡Viva Rusia! y ahí van los hijos de Lenin. Las fuerzas democráticas perdieron la guerra y Stalin no quiso devolver a Franco los niños que le había confiado la República. En 1956 regresaron los primeros hijos de republicanos, otros decidieron quedarse en la URSS y los menos acabaron en la Cuba revolucionaria. En el documental "Los niños de Rusia" los protagonistas del desarraigo cuentan su propia vida.

Asi que os animo a verlo, aquí os dejo el enlace de la primera parte:
http://es.youtube.com/watch?v=arKeKTyPmbY

Propina literaria: un microrelato inspirado en este documental, escrito por un amigo.Las aguas de la ría se mecen en la desembocadura confundidas con las del Cantábrico. Francisco, hijo de Araceli, mira a la izquierda desde la pasarela del puente colgante hacia el puerto de Santurce, con los mismos ojos hundidos de hace décadas; los cierra y siente el abrazo mojado de su madre. Sube al barco hijo, es sólo un viaje. Francisco, hijo de Lenin, no se bajó en Francia, aunque daban pan con chocolate, pues le quitó a otro niño el letrero de cartón que colgaba de su cuello: "A Rusia". Bahía de Leningrado, niños alegres con el puño cerrado. Caviar, violin y clases de geografia española. Después, más bombas, un mono azul y una fábrica de tanques. Francisco, hijo de Stalin, ganó una guerra. Se vistió de largo y le echó una mano por la cintura a una rusa rubísima. Francisco, hijo de la guerra, regresó a casa pero no encontró el hogar. La rubia tampoco. El crepúsculo cae sobre la ría. Francisco, hijo de nadie, desemboca en el crepúsculo.

Publicado por bea