sábado, 14 de marzo de 2009

Adelante.


Justo en el momento en que empezaba a encontrar
oscuridad hasta en el sol de mi ciudad.
Justo en el momento en el que la resignación
consumia cada dia mi ilusión.

Apareces tú y me das la mano
y sin mirarme te acercas a mi lado,
y despacito me dices susurrando que escuche tu voz.

Adelante por los sueños que aún nos quedan,
adelante por aquellos que estan por venir,
adelante porque no importa la meta,
el destino es la promesa de seguir.

Adelante por los sueños que aún nos quedan,
adelante por aquellos que estan por venir,
adelante porque no importa la meta,
el destino es la promesa de seguir.

Adelante.

Justo en el momento en que empezaba a sospechar
que la ilusión me abandonó sin avisar.
Justo en el instante en que empezaba a olvidar,
a atreverme a imaginar a inventar.

Apareces tú y me das la mano
y sin mirarme te acercas a mi lado,
y despacito me dices susurrando
que escuche tu voz.

Adelante por los sueños que aún nos quedan,
adelante por aquellos que estan por venir,
adelante porque no importa la meta,
el destino es la promesa de seguir.

Publicado por Luís Rodrigo De Castro