sábado, 14 de marzo de 2009

Virtus Unita Fortior

Oriente Medio, Tierra Santa para las tres grandes religiones monoteístas, bañada de sangre por ataques suicidas, una escalada de violencia de la que es difícil salir, en definitiva, una tierra magnífica, rica en Historia y cultura que está muriendo de dolor y de odio.

Puede sonar ingenuo, pero yo soy de los que cree que es posible que israelíes y palestinos vivan en paz, transformen el odio en concordia y cooperación, sin discriminarse por motivos de nacionalidad, raza o religión, sin terroristas amenazando el derecho a existir, sin negaciones de la Historia.

Un proverbio africano dice "Cuando dos elefantes luchan entre sí, sólo pierde la hierba de la sabana". En Oriente Medio, la hierba de la sabana son los niños, inocentes que crecen aprendiendo a odiar.

Publicado por Luís Rodrigo